Centroamérica

América Central, también llamada Centroamérica, geográficamente comprende el territorio situado en las latitudes medias de América, localizado entre la frontera sur de México y la frontera norte de Colombia. Políticamente el área está integrada por las 7 naciones independientes de Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Centroamérica ya estaba poblada a la llegada de los europeos, pues muchas culturas se asentaron en Centroamérica, aunque las más desarrolladas siempre estuvieron en Mesoamérica. Siendo una Zona de transito poblacional se asentaron en su territorio grupos de las zonas culturales precolombinas de Mesoamérica y de América Circuncaribe tales como pueblos lencas, pipiles, kunos, Chortís, Jicaques, Payas, Chorotegas, Nasos y Bri Bris han habitado el subcontinente durante milenios.

Se cree que los primeros habitantes llegaron a Centroamérica luego de la llegada del los humanos a América, posiblemente provenientes de Asia por el estrecho de Bering o de las islas polinesias hará unos 15000 años.

Los mayas son los pueblos habitantes de una vasta región que se ubicaba geográficamente en el territorio del sur de México , Guatemala y otras zonas de Centroamérica. Es especialmente importante su presencia e influencia en los actuales territorios de Guatemala, Honduras y El Salvador, con una rica historia de unos 3.000 años. Contrariamente a la creencia popular, los pueblos descendientes de poblaciones con lenguas de la familia maya, nunca han „desaparecido“. Millones de sus descendientes aún viven en la región y muchos de ellos aún hablan alguna de las variantes de este idioma.

Con el máximo esplendor de las civilizaciones americanas, el continente entra de una y otra forma en su Historia gracias al desarrollo de la escritura, especialmente por parte de los Mayas a partir del año 292. Aunque el aislamiento del continente con respecto al resto del planeta no permitió que se diera un intercambio de conocimientos que permitiera un fortalecimiento de estas culturas para prepararlas a su futuro encuentro con los otros continentes, sus avances son de un gran valor universal y poseen su vigencia, como el calendario, las matemáticas, la astronomía, las observaciones geológicas y otros muchos elementos que son hoy materia de estudio.

En 292 comienza el esplendor de la Cultura Maya y se abre así el avance de las grandes civilizaciones continentales, unas más conocidas, otras menos, pero todas con un gran aporte universal. Este periodo, el clásico, se cerraría en el 900 con la decandencia de los Mayas en el 900. Tikal, Palenque y Copán figuran entre los principales centros mayas que eran ciudades-estado. A destacar de este período se encuentra también la Cultura Chavín que se extendió desde el occidente del Perú hasta Ecuador, entre el litoral y la ceja de selva. Esta cultura se desarrolló entre el 1500 a. C. y el 500 a. C.; es decir, que durante un milenio, prevaleció su hegemonía en todo el que hacer andino de la región o en su área de influencia tal es el caso de los recientes descubrimientos en las Cuevas de Talgua en Honduras.

foto: Aleš Procházka

Napsat komentář

Vaše emailová adresa nebude zveřejněna. Vyžadované informace jsou označeny *